Estudiantes de Pedagogía en Educación Parvularia desarrollaron proyecto de higiene bucal en su centro de práctica

Estudiantes en el Colegio Carlos Oviedo de Maipú

Estudiantes en el Colegio Carlos Oviedo de Maipú

Javiera Erazo y Francisca Inostroza se unieron a estudiantes de Odontología de la UDP para implementar un taller en el Colegio Cardenal Carlos Oviedo de Maipú.

Las estudiantes de cuarto año de Pedagogía en Educación Parvularia de la Universidad Diego Portales, Javiera Erazo y Francisca Inostroza, llevaron a cabo con éxito un proyecto de higiene bucal en los kínder del Colegio Carlos Oviedo de Maipú.

En un comienzo, la idea de las alumnas era realizar un taller de lavado de dientes a los niños de su centro de práctica, pero tuvieron la oportunidad de unir su proyecto con el de unos alumnos de la Facultad de Odontología de la universidad.

Así, la instancia se armó en base al cuento de “Súper Cepillín” -un superhéroe que combatía a las bacterias que afectaban la higiene bucal de las personas-, para que los preescolares tomaran el gusto por el cuidado personal.

Para Francisca, la oportunidad fue muy enriquecedora, tanto para ellas como futuras educadoras como para los niños, ya que ellos ya tenían una noción del trabajo de los dentistas. “Estaban felices. La experiencia de que venga alguien externo y tenerlos más en vivo, pero de otra forma, como la lectura de un cuento. Además ellos mismo les entregaron los cepillos de dientes a los niños”, explicó.

Por su parte, Javiera explicó que la instancia “es importante porque es una necesidad que tienen los niños y nosotras como educadoras tenemos que buscar una solución y ayudarlos. La salud de ellos es súper importante, más aún en la etapa que están, porque están cambiando los dientes”.

Además, otro de los objetivos fue realizar un taller para los apoderados del colegio, para así mantener una constancia con el cuidado dental.“Si nosotros trabajamos un hábito en la escuela no sacamos nada con solo tener un horario, por ejemplo mañana y almuerzo, si se pierde en la noche, que es cuando más se juntan bacterias”, dijo Javiera.