ONG Susténtate realizó taller a estudiantes de Pedagogía Media en Historia y Ciencias Sociales

La jornada estuvo marcada por actividades dinámicas que abordaron la educación para la paz.

Durante la mañana del miércoles 9 de mayo, los y las estudiantes de la carrera de Pedagogía Media en Historia y Ciencias Sociales recibieron la visita de la ONG Susténtate. Camilo Altamirano y Andrés Orrego fueron los integrantes de la organización encargados de realizar un taller sobre educación para la paz, en el marco del curso de Didáctica de la Historia, Geografía y Ciencias Sociales de la profesora Evelyn Muñoz.

Susténtate es una organización sin fines de lucro que trabaja con un equipo multidisciplinario para lograr el empoderamiento de las comunidades respecto del desarrollo sustentable y para que se hagan cargo del mismo, a través de actividades que fomenten transformaciones a nivel local en conjunto con una participación activa para ejecutar distintas iniciativas, entre ellas el proyecto Terrazas Verdes.

La jornada comenzó con una actividad en la que el curso se dividió en tres grupos para discutir el concepto de “paz”. Aquí, los y las estudiantes entregaron definiciones sobre el término y Camilo Altamirano, quien además es profesor de Historia y Ciencias Sociales, realizó tres diagnósticos sobre la paz en el quehacer educativo. Primero, que se trata de un concepto abstracto; segundo, que el desafío como educadores “tiene que ser construir herramientas pedagógicas efectivas en el marco de la no violencia, que permitan relaciones basadas en la importancia de la colaboración y el respeto por el otro”, señaló. Un tercer diagnóstico fue que generalmente en las escuelas, la paz es tratada como un momento estático y simbólico, por lo que surge la necesidad de incluir una metodología socio-afectiva en la enseñanza.

Posteriormente, junto con las y los estudiantes desarticularon la definición de educación para la paz bajo distintas categorías que leyó cada grupo. El enfoque socio-afectivo y problematizador fue una de ellas, sujeta al ámbito relacional y a las vivencias individuales, en vez del conocimiento y la razón. “La educación para la paz exige acción, si veo que estoy siendo poco inclusivo, mi compromiso de acción de transformación debe ser inclusivo”, explicó Camilo Altamirano.

Otra de las dinámicas del taller se basó en la explicación del conflicto a través de la formación de grupos, sin embargo, en esta ocasión se realizó a modo de juego en el cual todas y todos debían cruzar al otro extremo de la sala simulando que era un río, a través de los distintos mandatos y materiales que poseían. La actividad que le siguió tuvo el mismo fin, pero sólo un estudiante debió sentarse al medio del aula a leer un periódico, mientras sus compañeros y compañeras intentaban distraerlo.

“El conflicto es un proceso que nunca acaba y la manera de nosotros de enfrentarlo es lo nuevo”, dijo Altamirano, agregando que siempre existe una postura frente a éste. No obstante, la presentación abordó las cinco maneras en que los seres humanos lo abordan, entre ellas, la negociación como una manera de lograr los objetivos personales y al mismo tiempo resguardar las relaciones con otros. “Si ustedes están mirando el conflicto estoy seguro que van a ser mejores profesores en términos de la transmisión de la enseñanza que quieren hacer. Esto es educación para la paz”, finalizó el integrante de Susténtate, para luego dar paso a las apreciaciones de los y las estudiantes acerca de la jornada.