Práctica profesional

La formación práctica de la carrera se inicia a partir del segundo semestre, con un trabajo indagatorio para explorar factores que inciden en el aprendizaje. Luego, en segundo año, los futuros docentes se integran a escuelas especiales para introducirse en el quehacer del profesional de Educación Especial. En tercer y cuarto año, las prácticas se implementan en escuelas básicas con proyectos de integración de niños/as con NEE y van aumentando progresivamente el tiempo presencial en terreno. En estos niveles, se centran en la adquisición de competencias profesionales específicas: evaluación psicopedagógica; diseño de aulas inclusivas; flexibilización curricular; hasta la implementación de un proyecto colaborativo en la escuela, destinado a reducir las barreras al aprendizaje y la participación, sobretodo en casos de estudiantes con NEE o en situación de discapacidad.