Proyecto ‘Aprender jugando en mi patio’ fue desarrollado con éxito por estudiantes en Centro de Práctica

Rosio Muñoz y Valentina Hiriart

Rosio Muñoz y Valentina Hiriart

El proyecto ‘Aprender jugando en mi patio’ tuvo gran valoración en el Liceo República de Brasil y se llevó a cabo en conjunto con los padres de pre kínder y kínder.

Las estudiantes de Pedagogía en Educación Parvularia Valentina Hiriart y Rosio Muñoz llevaron a cabo con éxito su proyecto ‘Aprender jugando en mi patio’ en el Liceo República de Brasil, donde los padres de pre kínder y kínder ayudaron a la realización de la actividad.

La idea era crear espacios de recreación y aprendizaje para fomentar el desarrollo de un sentido pedagógico a la instancia de juego de los niños en el liceo ubicado en Santiago Centro. Dentro del proyecto, que se desarrolló en tres tardes, tenía programada la construcción de un huerto y la creación de una zona de reciclaje, entre otros.

“Me pareció muy bonito el proyecto y el proceso. Participaron varios papás de pre kínder y también del kínder. Dispusieron de su tiempo, nos ayudaron harto y trabajamos en conjunto”, contó Valentina.

Además complementó que “fue un proceso bonito para los niños también porque ellos han estado informados sobre todo esto. Nosotros les hemos explicado de qué se tratan los juegos, las pizarras y el huerto, sobre todo ahora porque la unidad temática que viene en el colegio es sobre los seres vivos en relación con el medio natural”.

Por su parte, su compañera, Rosio, comentó que “en primera instancia creí que iban a venir más padres y apoderados. Se comprometieron en la reunión de apoderados a venir y vinieron algunos, pero fue suficiente y fuimos, además, eficientes. Siempre vinieron los mismos, pero aún así pudimos avanzar en lo que nos habíamos propuesto, así que efectivamente fue un trabajo colaborativo, que era lo principal de este proyecto, más allá de lo útil que va a ser para los niños”.

En tanto, las educadoras Marcela Vargas y Andrea Castillo valoraron la iniciativa que tuvieron las estudiantes, recordando que este fue un proyecto que se llevó a cabo gracias a un fondo concursable de la UDP.

“Me parece una idea fantástica porque en realidad, nosotras somos súper comprometidas con esta temática, la trabajamos siempre. Entonces hemos tenido algunas iniciativas en relación a poder elaborar acciones de este tipo, pero la verdad nunca nos ha resultado mucho. Y ahora que están las chicas a cargo de esto ha sido fantástico porque han logrado convocar a los apoderados, se ven súper comprometidos, ellas están súper entusiasmadas y los niños también”, dijo Marcela.

Mientras que Andrea explicó que “encontré bastante corto el tiempo de la realización de esta actividad. O sea, para la envergadura y para lo que significa para nosotros esto, lo encontré súper corto. Sobre todo porque se juntó con la participación de los apoderados porque las chiquillas solas no podrían haberlo hecho posible”.

“Esto coincidió con un proyecto comunal que se está realizando respecto al medio ambiente y hay varias escuelas participando, entonces nosotros vamos a tener que juntar lo que se está haciendo desde el departamento de educación con lo que están haciendo las alumnas en práctica, que vino a coincidir milagrosamente esto”, cerró.