Se da inicio a una nueva versión de Magíster en Liderazgo y Gestión Educativa de la Facultad de Educación

La directora (i) del programa, María Ester Silva, recibió a los nuevos estudiantes.

La directora (i) del programa, María Ester Silva, recibió a los nuevos estudiantes.

El programa busca que sus estudiantes logren las competencias de liderazgo y gestión, necesarias para liderar los procesos de cambio y mejora en las escuelas de nuestro país.

El martes 15 de marzo, se inició el año académico de la séptima versión del Magíster en Liderazgo y Gestión Educativa, conformada por 34 nuevos candidatos.

La  Versión 2016 está compuesta por diferentes actores del nivel escolar, superior y de fundaciones (Enseña Chile, Aptus, Integra y Panal) como directivos, coordinadores, docentes de aula y tutores.

También es interesante destacar que en esta versión el 94%  eligió  como primera opción  al Magíster y de acuerdo a los comentarios recibidos de parte de los propios estudiantes, esto se debe en gran parte a la alta valoración de la propuesta curricular, excelencia del cuerpo docente y a los siete años de acreditación.

Objetivos para el año 2016

María Ester Silva, Directora (i) del programa, asegura que el objetivo principal para este nuevo año académico es seguir avanzando en el cumplimiento de los planes de desarrollo y mejora; compromiso del magíster en el contexto de la acreditación de siete años lograda en el 2014.

“Estos planes son referidos a llevar un seguimiento bastante oportuno y cercano de la actualización de la malla curricular. Tenemos que hacer una convocatoria a estos expertos y revisar nuestra malla, ya que estamos en un momento muy oportuno para empezar una revisión más profunda”, afirma.

Un segundo punto relevante para la planificación del año es construir un instrumento que pueda arrojar información valiosa respecto de cómo ha impactado la formación del magíster en los lugares de trabajo de los egresados. “Este es un desafío súper importante y grande, ya que debiera darnos una información muy valiosa que puede revelarnos cómo podemos seguir mejorando para lograr impactar en las escuelas de nuestro país”, señala María Ester Silva.

“Este año corresponde tener el instrumento definido, para aplicarlo el 2017 y  realizar consulta a los expertos, para que el próximo año ya podamos tener la malla renovada”, comenta.

Programa innovador

El Magíster en Liderazgo y Gestión Educativa se inscribe en una línea de programas innovadores, pues dentro de su malla curricular cuenta con dos prácticas, cada una de tres meses, que los estudiantes deben realizar en duplas en sus centro de práctica.

Los estudiantes cuentan con un mentor que los guía durante la realización de ambas prácticas. La primera consta de un diagnóstico general de la escuela, en torno a la lógica de un problema. En tanto, la segunda se orienta hacia la solución del problema que se abordó en la primera práctica.

María Ester Silva explica que “esta experiencia tiene la lógica de integrar la teoría con la práctica. Es decir, el diagnóstico y el plan de mejora se elaboran sobre la base de una reflexión profesional y un fundamento teórico-práctico. La idea es que si el estudiante le propone algo a la escuela eso debe tener un sólido fundamento, fuertemente anclado en la teoría y la práctica”

“Un/a director/a de escuela hoy día, o quienes aspiren a ser director/a, requieren de un aprendizaje situado, de una experiencia en una escuela real sobre cómo podrían ser sus prácticas de liderazgo eficaz, sus desafíos, problemas y las posibles formas de solución”, concluyó.