Liga Chilena contra la Epilepsia dictó curso en la Facultad de Educación

La actividad abordó temas como el apoyo a escolares que tienen epilepsia.

Durante la tarde del 5 de noviembre, la Liga Chilena contra la Epilepsia impartió un curso sobre el tratamiento de esta enfermedad, crisis y apoyo escolar, orientado a estudiantes de la Facultad de Educación de la UDP. La actividad se llevó a cabo en el auditorio y expusieron profesionales de la salud y la educación.

La doctora Paula Contreras inició el curso con la definición de crisis de epilepsia, asegurando que no es lo mismo que la epilepsia, enfermedad neurológica crónica con manifestaciones recurrentes de dos o más crisis con iguales características. En tanto, sobre las crisis de epilepsia señaló que “son descargas excesivas hipersincrónicas de neuronas a nivel cerebral y tienen un cierto carácter evolutivo”.

Según la doctora, el 66% de las causas son idiopáticas, es decir, desconocidas, mientras que el resto pueden ser vasculares, congénitas, por traumas, tumores o por enfermedades degenerativas como el Alzheimer, sin embargo, si la enfermedad se trata de modo adecuado el 70% de las personas puede llevar una vida normal.

Respecto de los tratamientos, afirmó que “lo ideal es controlar la mayor cantidad de crisis con la menor cantidad de efectos secundarios posibles” y añadió que “todos los medicamentos provocan un tipo de alteración en el organismo, por eso es importante un diagnóstico certero”.

Por otra parte, Katherine Moreno, enfermera de la institución hizo referencia al autocuidado en esta enfermedad y cómo actuar en casos de crisis. La profesional fue enfática en señalar que el autocuidado parte por cambios en el lenguaje, por ejemplo, hablar de crisis epilépticas y no de ataques o decir que una persona tiene epilepsia y no clasificarla como epiléptica o que padece la enfermedad.

Moreno destacó aspectos como la actividad física, donde se restringe sólo aquella de alto riesgo como el montañismo o el buceo. “Hay que comunicarse con el cuidador del paciente para saber qué significa para él «alto riesgo» y averiguar cuánto restringir la actividad física, porque nuestros pacientes no tienen indicación de no hacerla”, expresó y agregó que es importante considerar el nivel sociocultural del cuidador para que entienda las indicaciones del tratamiento y pueda transmitírselas a los docentes.

Por último, Jimena Lobos, psicopedagoga de la UDP expuso sobre el apoyo a escolares con epilepsia. Según ella, los fármacos para tratar esta enfermedad pueden comprometer la memoria, atención y velocidad de procesamiento de niños y niñas, quienes no están considerados formalmente dentro de programas de integración de las escuelas, por lo tanto, aseguró que “como educadoras y educadores tenemos la obligación moral de otorgarle y realizar ajustes curriculares o de cualquier tipo que ese niño necesite”.

También se refirió a los desafíos del sistema educativo en torno a la epilepsia, como educarse sobre el diagnóstico, el manejo de crisis, cómo ayudar desde la docencia e involucrarse con la familia y médico tratante del escolar.

La Liga Chilena contra la Epilepsia es una institución privada sin fines de lucro, que fue fundada en 1953 con el objetivo de mejorar la calidad de vida de personas con epilepsia, como también de sus familias y cuidadores a través de tratamiento médico y psicosocial, además de la educación, capacitación y rehabilitación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.