Artistas de cómics realizaron charla en la Biblioteca LEA

Alfredo Rodríguez y María José Barros expusieron los aspectos de su trabajo en el marco del ciclo de charlas con autores.

María José Barros.

María José Barros.

El pasado miércoles 25 de noviembre, se llevó a cabo la actividad “Historias contadas con imágenes: Charla de apreciación de la narrativa gráfica como lenguaje desafiante” en la Biblioteca LEA de la UDP. En la instancia, presentaron Alfredo Rodríguez, director de la editorial Anfibia Ediciones y autor del cómic “Siento y miento”, y la artista del cómic “Corazón de Obsidiana” y Visual Developer para video juegos, María José Barros.

Los expositores hablaron sobre las diferentes partes en las que se divide un cómic, las distintas alternativas que hay para poder dibujarlos y la importancia que tienen dentro del mundo literario.
María José explicó que la edad en la que los niños cursan la enseñanza básica es muy linda para explorar este mundo. “Hay distintas habilidades puestas en juego, entonces todos los niños tienen algo distinto qué decir a la hora de hacer un cómic. Hay algunos que son más creativos y pueden inventarlos, hay otros que son mejores para dibujarlos y otros, que tal vez no tienen tantas habilidades, pueden terminar pintando. No es algo exclusivo para quienes dibujan bien”, dijo en la presentación.

Respecto al uso de cómics como una material de lectura en los establecimientos escolares, Alfredo Rodríguez explicó que “es una forma diferente de vincularse a contenidos. Uno se puede acercar a contenidos a través del cine, la prosa o la fotografía, entonces por qué cerrar la puerta al cómic, que es otra forma de acercarse a contenidos y lograr a los alumnos con sus propios intereses”.

Por su parte, Barros sostuvo que existen dos niveles al momento de analizar la situación, que son el cognitivo y el fomento de la lectura. “No a todos los niños se le hace fácil la lectura tradicional. Llega un momento en el que se pasa del libro ilustrado a la novela juvenil y hay muchos chicos que se complican ahí, entonces hay que tener alternativas para que ellos puedan desarrollar las habilidades requeridas de la lectura. En un cómic igual se puede hacer análisis de personajes y también puedes haber comprensión lectora”, indicó.

Además, la autora contó su experiencia al momento de elegir ser historiadora, ya que cuando niña era fanática de “Asterix”, donde representaban la tradición franco-belga. “Por un lado está la práctica de que haya más posibilidades de lectura para que los chicos que tienen problemas encuentren un espacio, y por otro lado tiene que ver con formar vocaciones”, cerró al respecto.