Estudiantes de Pedagogía en Educación General Básica recibieron sus piochas

La ceremonia se realizó en el auditorio de la Facultad de Educación, donde participó la Generación 2013 de la carrera.

dsc_2865Un total de 40 estudiantes de la generación 2013 de la carrera de Pedagogía en Educación General Básica vivieron su ceremonia de entrega de piochas el lunes 5 de diciembre, en el auditorio de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales.

En la ocasión, los y las estudiantes recibieron sus respectivas piochas de parte de la directora de carrera, Julia Marfán, y los profesores guías de práctica Ruth Arce, Víctor Rocha, Marcelo Garrido y Asmara Ramírez.

La ceremonia se inició con las palabras de bienvenida de la directora Julia Marfán, quien durante su discurso recordó el importante rol que desempeñarán los/las futuros/as docentes para mejorar la calidad de la educación en Chile: “Estamos en un momento sin precedentes en relación a cómo mejorar la educación de todos los niños y niñas. Esperamos que ustedes se sigan interpelando diariamente respecto a cómo seguir aportando y hacer efectiva esa necesidad que tenemos, de que la educación sea el espacio para cambiar las desigualdades e injusticias que hoy vivimos”, señaló la académica.

Además, agregó que los y las estudiantes de la UDP “tienen la responsabilidad de demostrar que la diversidad que hoy está representada en el aula no es obstáculo para que los niños y niñas puedan acceder a aprendizajes de calidad. Esto solo es posible de lograr en la medida que ustedes asuman un liderazgo pedagógico al interior de sus escuelas y que convoquen a más docentes a hacerse parte de esta convicción”.

Antes de comenzar con la entrega de piochas, el profesor Víctor Rocha aprovechó la instancia para recordar el gran desafío que asumen al ser profesores y profesoras. “En mi experiencia docente van a estar siempre presentes cada uno de ustedes con sus preguntas y sus inquietudes. Los vamos a extrañar a todos como también los vamos a recordar, porque cada uno de ustedes fue significativo dentro de este proceso. Ahora es desafío de ustedes ver cómo aportan y ver cómo son y cómo se hacen profesores y profesoras”, aseguró.

Tras esto, los y las estudiantes fueron pasando grupo por grupo juntos a sus respectivos profesores/as guías para recibir sus piochas, instancia que se constituye como un momento importante para el cierre del proceso de formación práctica, y la última instancia formal donde la generación podrá compartir previo a su ceremonia de titulación.

Finalizada la entrega de piochas, los y las profesoras les dedicaron unas palabras a sus estudiantes. De esta forma, Marcelo Garrido expresó que “estamos en una disciplina que es esencialmente humanizante, somos responsables de eso. Es ahí donde tenemos que entender que hay que respetar y compartir lo que finalmente somos: el sentido del humor, escuchar, dar un consejo. Eso es lo que hemos tratado de hacer y compartir con ustedes además del conocimiento que tenemos”.

Por su parte, la profesora Asmara Ramírez quiso recalcar el fundamental rol que juega tener confianza en los niños y las niñas a la hora de entregar una buena educación. “Una de las cosas que me enseñaron los niños fue poder creer en ellos. Cuando uno piensa que no van a aprender, uno tiene que buscar la forma de que lo hagan, pero para eso ustedes deben enseñar con afecto. Cuando crean en el otro, ese otro va a aprender. Todo está en la confianza, en creer que el otro es capaz de poder hacerlo, nada más que eso. Puedo decir que confío plenamente en sus decisiones, solo falta que ustedes crean en ellas”, puntualizó.

Finalmente, Ruth Arce afirmó que, tras la ceremonia, docentes y estudiantes ya están al mismo nivel. “La distancia se ha acortado, ustedes y nosotros somos iguales hoy día. Mayor cantidad de años no significa nada si uno no ha reflexionado sobre lo que hace y no ha entendido el contexto en el que se encuentra. Chile necesita buenos profesores y es tremendamente importante que nosotros hayamos trabajado cada día más intensamente para que ustedes sean buenos profesores”, enfatizó.

Para concluir, el estudiante Mario Bustos dijo sentirse “orgulloso de esta generación y de las personas con las que he vivido estos cuatro años. La pedagogía puede ser transformadora de la sociedad y he visto en las prácticas de mis compañeros la posibilidad de cambiar el mundo”. Por otro lado, con un emotivo discurso Lindesh Taha finalizó expresando que “la vergüenza es una de las principales cosas que un profesor no debe tener, eso hay que sacarlo de nuestras almas, porque tenemos que demostrarles a nuestros niños que, a pesar de las historias familiares que puedan tener, ellos pueden salir adelante. Nosotros tenemos el deber moral y espiritual de dar la mano a quien nos la pide”.

Mira la galería completa en Facebook aquí. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.