Facultad de Educación realizó emotivo homenaje al profesor Sebastián Howard

La ceremonia se realizó en el marco del día del profesor, y estuvieron presentes la comunidad universitaria y su familia, para revelar la placa de la sala que lleva su nombre en Vergara 210.

DSC_6083La tarde del lunes 16 de octubre, en el marco del Día del Profesor, la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales realizó un especial homenaje al profesor Sebastián Howard Montaner. En una emotiva ceremonia y con la presencia de su familia, autoridades de la universidad y la comunidad de la Facultad, se descubrió la placa de la sala que lleva su nombre en Vergara 210.

El homenaje inició con el mensaje del decano interino, José Weinstein, quien se refirió a la marca que el profesor dejó en la vida de la comunidad universitaria y académica.

“Sebastián fue un profesor excepcional. No hay duda que tuvo la magia para trabajar la docencia, la sala de clases, que encantó a sus alumnos, como tantos nos lo han dicho. Fue capaz de hacerles comprensible este mundo a veces tan lejano o tan difícil, de las matemáticas, fue capaz de motivar a sus alumnos en su deseo de superación, en su convicción de que eran capaces de ir más lejos”, manifestó, añadiendo que el principal legador del profesor será “el que dejó en sus alumnos, el hecho de que cuando ellos enseñen, en sus clases, muchas veces estará presente el recuerdo de Sebastián”.

El decano (i) hizo también un reconocimiento al aporte del profesor Howard para el crecimiento de la Facultad y su gran calidad humana: “Adicionalmente a ser un docente excepcional, nosotros también queremos reconocer a Sebastián por lo que él hizo por la Facultad. Fue un gran constructor de institución, fue una persona que marcó en realidad un antes y un después”, señaló en relación a su participación en el PMI, destacando además que “nunca se restó, al revés, contribuyó siempre a la actividad de construcción institucional”.

A continuación, intervino el rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, quien manifestó que “instituir el recuerdo, que es lo que hacemos en este acto, quiere decir inscribir en la memoria de una institución la figura, el aporte y la estela de enseñanza que el profesor Howard dejó entre sus colegas, sus alumnos, y el conjunto de la universidad. Para quienes lo conocieron y se relacionaron con él, el profesor Howard fue siempre un ejemplo de reflexión y de mesura, alguien que era capaz de contagiar la vocación por la enseñanza”.

“Este acto es también un compromiso por mantener viva la presencia del profesor Howard entre nosotros, por la única vía que nos es dada a los seres humanos para vencer el tiempo, que consiste simplemente en tener la capacidad de sobrevivir en la memoria, en el recuerdo de aquellos con quienes alguna vez nos relacionamos”, añadió el rector Peña.

En representación de los estudiantes, Fernanda Basaure, de Pedagogía Básica y Belén Yáñez, de Pedagogía en Educación Diferencial, hablaron sobre el legado que deja el profesor: “Con su pasión en cada una de las clases nos cambió la perspectiva de la enseñanza y de las matemáticas”, señalaron.

“Queremos transmitir que la enseñanza que nos dejó para la vida es que: vale más amar lo que se enseña, pues quien ama se hace experto en lo que ama y cautiva a los demás”. Junto a estas palabras, hicieron entrega de un libro a la familia de Sebastián Howard, que recopila testimonios y cartas de estudiantes de pregrado y también de egresados, a modo de agradecimiento por su dedicación.

DSC_6067Felipe Howard, hermano de Sebastián, habló en representación de la familia para expresar cariñosas palabras y compartir anécdotas. En la instancia, habló sobre el alma inconformista de su hermano y contó sobre su difícil paso de dos años por la carrera de Ingeniería, hasta que anunció que quería estudiar Pedagogía en Matemáticas.

“Una frase que me dijo muchas veces es «me encanta el aula, me encanta hacer clases, mi vocación está ahí», por eso se cambió de Ingeniería a Pedagogía, y cambió radicalmente de persona”, señaló Felipe Howard y añadió que “mi hermano tuvo distintos trabajos, pero estando aquí, en la UDP,  me volvió a decir «trabajo en educación, en lo que me gusta, esto es lo que me mueve, lo que me apasiona»”.

“Muchas gracias por invitarnos y estar acá, porque con esto puedo transmitir a los futuros profesores que el hacer las cosas con pasión, con vocación, lo que mi hermano siempre nos transmitió, es su legado”, manifestó.

La ceremonia estuvo marcada por el descubrimiento de la placa, que desde ahora da nombre a su sala en Vergara 210: profesor Sebastián Howard Montaner. Aquí se dio paso a un encuentro más íntimo, en el que familiares y académicos del Círculo de Matemáticas, creado y coordinado por él, se reunieron para intercambiar emotivas palabras, para luego dar paso a testimonios.

En representación de los docentes de la Facultad, la profesora Paola Miño expresó en una emocionante intervención que “hoy quiero llenar de palabras este homenaje. Quiero crear una realidad sin él, pero con su recuerdo. No quiero ni el silencio ni el olvido, es por eso que celebro el que tengamos una sala con su nombre. Celebro nombrarlo, leer su nombre cada mañana al subir la escalera. Celebro pertenecer a una comunidad que decide el recuerdo antes que el olvido”.

Valeska Trincado, en representación de los administrativos de la Facultad, también tuvo cariñosas palabras en recuerdo: “Cómo olvidar la vez que te pedí ayuda con un ejercicio, una ecuación de segundo grado para ser más precisos. Me enseñaste a hacer una tabla, a encontrar resultados entre número primos, porque entre primos no es pecado me dijiste. No sé cómo explicar cuánto se te extraña. Eras cercano, te recordaremos siempre así, amable, profesional, divertido a tu modo, con esas tallas fomes que de tan fomes eran graciosas”.

Sebastián Albornoz, egresado de Pedagogía en Educación Básica y ayudante del profesor Sebastián, habló en nombre los egresados de la Facultad: “En cada clase, palabra o consejo que sostenía con el profesor Sebastián, aprendí algo nuevo. (…) Quiero dar gracias a la vida, por darme la oportunidad de aprender de un grande y poder reflejar su enseñanza en mis estudiantes”, señaló.

Posteriormente, las profesoras Soledad Concha y Liliana Ramos realizaron una intervención musical, para luego terminar el homenaje con las conmovedoras palabras del profesor Renato Gazmuri: “Después de tu muerte, he tenido una extraña ansiedad de comentar contigo todo lo que ha pasado desde entonces”, comenzó y añadió para finalizar: “Seba, nuestro duelo será infinito y muy cotidiano. Sin embargo, creo que llegó el momento de despedirnos, de dejarte partir, porque todo este rato hemos sentido que aún no te has ido. Seba, ya no hay vuelta atrás, ahora estás al otro lado de la frontera (…), te vamos a echar muchísimo de menos”.

Más imágenes disponibles AQUÍ.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Escucha los testimonios:

José Weinstein, Decano (I) de la Facultad de Educación.

Carlos Peña, Rector UDP.

Fernanda Basaure y Belén Yáñez, estudiantes.

Felipe Howard, hermano de Sebastián Howard.

Paola Miño, representante de profesores.

Valeska Trincado, representante de administrativos.

Sebastián Albornoz, representante de egresados.

Renato Gazmuri, profesor de la Faculta de Educación.