Académicas de Educación Parvularia realizaron jornada de reflexión

La actividad se enmarcó en el proceso de acreditación 2018 y tuvo un enfoque reflexivo en torno al rol de las educadoras de párvulos, contando con Marcela Pardo como expositora invitada.

Durante la tarde del 12 de julio, Marcela Pardo, estudiante del Doctorado en Educación Superior, impartido conjuntamente por la UDP y la Universidad de Leiden, realizó una charla acerca de su investigación de tesis doctoral titulada “Profesionalismo, conocimiento profesional y carreras de Educación Parvularia”, destinada al cuerpo académico de esta carrera de la Facultad de Educación UDP. La jornada se desarrolló en el marco de la Acreditación 2018 y contó con la presencia de la decana, Dra. Paula Louzano.

Marcela Pardo es educadora de párvulos y se ha especializado en desarrollo curricular y profesional de las educadoras. En esta ocasión fue invitada por la directora de Pedagogía en Educación Parvularia de la UDP, Ximena Paniagua, para realizar una jornada de reflexión en torno a este campo de la educación.

“El proceso de Autoevaluación que vive nuestra carrera sin lugar a dudas nos ha posicionado en la necesidad de reflexionar y profundizar en la propuesta formativa que nos orienta”, señaló Ximena Paniagua al inicio de la actividad, explicando que “existe por otro lado, un contexto que tensiona positivamente la profesión y que nos demanda actualización permanente y la toma de posiciones profundas sobre cuál es el rol de la Educación Parvularia en el escenario actual”.

Posteriormente, Marcela Pardo presentó un resumen de su tesis doctoral acerca del profesionalismo en la educación de párvulos, a través de un análisis que realizó a las mallas curriculares de esta carrera en las Facultades de Educación de distintas instituciones universitarias, donde entrevistó a las académicas que las conforman, tomando cinco casos de estudio. Acerca de la formación de esta especialidad, señaló que “hay mucho disenso sobre qué deberían saber las educadoras de párvulos y la percepción de líderes del propio campo es que el trato profesional de las educadoras parecer ser todavía débil”.

Frente a esto, Marcela Pardo identificó tres temáticas clave para abordar una parte de su investigación, entre las que se encuentra la visión de un desarrollo integral de niños y niñas, donde afirmó que esta arista no está siendo abordada suficientemente en la educación, como tampoco se encuentra en discusión la manera en que la educadora favorece el desarrollo emocional de los infantes, pues el enfoque está puesto primordialmente en la escolarización.

Por otra parte, la educadora indicó que el juego ha adquirido relevancia y ha generado preocupación, sin embargo, en los casos analizados no existen cursos dedicados a esta línea. “En Chile, se ha discutido poco sobre el juego como metodología pedagógica […] esa falta de reflexión se cristaliza también en los planes de estudio”, expresó y agregó que “lo que me resulta más preocupante es la ausencia de problematización”.

Un tercer punto está relacionado con los derechos de niños y niñas, donde aseguró que es un tema presente en las mallas curriculares y en la formación profesional. No obstante, destacó la ausencia de una visión estratégica de parte de las educadoras, reemplazada por la idea de bienestar de niños y niñas que se he generado en torno a esta profesión, más allá de las dimensiones políticas que tiene la educación de párvulos.

Además de esto, Pardo reveló que las académicas de los casos de estudio reconocieron ciertas tensiones en cuanto a la formación de las educadoras, como el modelo formativo humanístico frente al cientificista, por ejemplo, donde el primero ha cobrado relevancia los últimos años y a través del cual “la educadora de párvulos co-construye conocimiento”, dijo.

Finalmente, expresó que, a pesar de los avances, los planes de estudio de Pedagogía en Educación Parvularia aún tienen debilidades y llamó a problematizar la carrera y “avanzar en una mirada más política, más de campo”, puntualizó.