Liliana Ramos expuso en conversatorio sobre educación inclusiva en Escuela La Victoria

La institución de la comuna de Pedro Aguirre Cerda es uno de los Campos Pedagógicos Prioritarios de la Facultad de Educación.

Con el propósito de avanzar en la construcción de comunidades educativas más heterogéneas e inclusivas para una educación pública, gratuita y de calidad, el martes 21 de agosto la Escuela La Victoria de la comuna de Pedro Aguirre Cerda realizó el conversatorio “Caminando hacia la inclusión”, en el que participó la directora de la carrera de Pedagogía en Educación Diferencial con mención en Desarrollo Cognitivo de la UDP, Liliana Ramos.

En la instancia estuvo presente toda la comunidad educativa del establecimiento –incluyendo a estudiantes en práctica de la Facultad de Educación-, junto con actores de otras escuelas tales como equipos directivos y jefaturas técnicas, además de integrantes de la Corporación de Educación de la comuna. También participó la directora de la escuela, Sandra Carrasco, quien moderó las exposiciones de los invitados, Juan Carlos Llanos, profesor de la Escuela Alemania, y Liliana Ramos. Asimismo, dentro de los asistentes estuvieron dos carabineros de la población La Victoria, quienes también dieron su planteamiento respecto del cuidado hacia los niños y el cariño como fuente de aprendizaje.

Por una parte, Juan Carlos Llanos se refirió a su experiencia en temáticas de inclusión a nivel de interculturalidad, mientras que la directora de Educación Diferencial expuso sobre la complejidad de construir sistemas sociales, como el sistema educativo, debido a la dificultad para establecer procesos de comunicación claros y transparentes, en que se pongan en juego coordinadamente las expectativas y deseos de estudiantes, docentes, directivos, apoderados y de la comunidad en general. En este contexto, destacó la presencia de la comunidad, tanto interna como externa al establecimiento, pues aseguró que “es el camino para avanzar hacia una educación más comunitaria, que se abre a otros vínculos, que es más dinámica y realmente contextual”. Respecto de esto último, valoró la oportunidad que ofreció la escuela para discutir estas temáticas en pos de un bienestar que involucre no sólo a la comunidad de un mismo establecimiento.

En tanto, algunos de los desafíos para la educación inclusiva son la ampliación de convocatorias más comunitarias y la re-significación de lo que se entiende por inclusión. Según Liliana Ramos, “una escuela inclusiva es aquella que asume que todos sus miembros son personas diferentes, es una escuela que valora esa diferencia y la utiliza en los procesos de enseñanza y aprendizaje”.

Por último, enfatizó en la configuración de establecimientos más inclusivos para lograr calidad en la educación, debido a que “la escuela es uno de los lugares donde se puede empezar a pensar en formas de relación social distintas” y agregó que se trata de un espacio en el que se puede aprender más allá de la teoría para avanzar en la re-significación de conocimientos en torno a estas temáticas.