Pedagogía Básica realizó quinta versión del campamento científico

En las actividades participaron 50 estudiantes de segundo año de la carrera y seis monitores y monitoras de tercer año.

Los días 17, 18 y 19 de octubre se realizó la quinta versión del campamento científico pedagógico con estudiantes de segundo año en Educación General Básica de la UDP, el cual tuvo lugar en el Parque Nacional La Campana, ubicado en la región de Valparaíso. La instancia fue organizada por los académicos de la Facultad de Educación, Felipe Kong y Marcelo Garrido.

Las actividades de este año estuvieron marcadas por el rol fundamental que cumplieron monitoras y monitores, estudiantes de tercer año de la carrera que en cada versión cooperan en la organización del campamento. “Uno de los éxitos del campamento estuvo dado por la motivación, perseverancia y la empatía pedagógica de estos monitores”, señaló Felipe Kong.

El día de llegada estuvo dedicado especialmente a la preparación de actividades pedagógicas y talleres prácticos de astronomía y ciudadanía, mientras que en la segunda jornada las estudiantes hicieron trekking y el último día participaron estudiantes de dos escuelas de la región Metropolitana, a quienes se les realizaron clases: Herminda de la Victoria de la comuna de Cerro Navia y la Escuela Reyes Católicos de Santiago.

Sobre esta última actividad Felipe Kong explicó que el objetivo fue darles a los niños y niñas la oportunidad de reflexionar sobre el cuidado y protección del medio ambiente. Respecto a los estudiantes de pedagogía aseguró que “debemos incentivar que en su futuro rol de docentes puedan transmitirles esto, sacarlos de contextos vulnerables y hacerse cargo de que participen en otros espacios”. Esto, porque según un estudio de la Universidad de Do Minho en Portugal, los niños y niñas entre 4 y 12 años pasan el 76% de su tiempo sentados o acostados.

Por otra parte, la estudiante de Pedagogía Básica, Claudia González, se refirió a la experiencia vivida ahí y destacó el trabajo en equipo, sobre todo en el ascenso al cerro y la participación de los niños de las escuelas. La futura docente las calificó como su mejor experiencia desde que ingresó a la carrera y expresó que “haber podido enseñar ciencias en terreno y lograr que los estudiantes se conectaran con la naturaleza y con el contenido que estábamos enseñando fue genial”.

Magdalena Andrade, en tanto, fue una de las monitoras y enfatizó en que, si bien organizar el campamento es un trabajo arduo, también es gratificante. “Los estudiantes, después de realizar clases, se enamoran más de la pedagogía porque este campamento les entrega un momento especial, no están siendo supervisados directamente por un profesor, pero nos tienen a nosotros y estamos para ellos constantemente”, señaló la estudiante.