Pedagogía en Educación Diferencial dio inicio a comisiones de autoevaluación

Las reuniones se enmarcan en el proceso de autoevaluación para la acreditación 2019.

La carrera de Pedagogía en Educación Diferencial con mención en Desarrollo Cognitivo de la Universidad Diego Portales, dio inicio durante septiembre a las reuniones de comisiones para el nuevo proceso de acreditación 2019. En ellas participan administrativos, estudiantes y docentes de la unidad académica.

La carrera actualmente está acreditada por tres años (máximo periodo para programas sin egresados), desde noviembre de 2016 hasta noviembre de 2019, por lo mismo, ya comenzó la autoevaluación como primera fase del proceso de re-acreditación. En esta etapa se analizan distintos aspectos de la carrera como recursos humanos, condiciones de operación y resultados de efectividad en las tasas de titulación, los cuales se discuten durante reuniones con los distintos estamentos de la Facultad y también a través de métodos como encuestas y focus group, que también consideran a actores como egresados y empleadores.

Además, la directora de la carrera, Liliana Ramos, indicó que en este proceso se están evaluando cambios al perfil de egreso y a la malla curricular que surgieron de trabajos anteriores con los equipos de práctica, con el fin de actualizar la manera en que se hace referencia a la formación docente y a los estudiantes con necesidades educativas especiales, por lo que esto complementa el trabajo de la autoevaluación.

Según la directora, lo que más destaca de esta etapa es “el compromiso con tener un buen proyecto académico que realmente se ajuste a las necesidades formativas de nuestros futuros profesores y profesoras, pero que también se acomode a las múltiples demandas del sistema escolar”.

En esta misma línea se refirió al contexto en el que se desenvuelven las y los profesores, marcado por complejas situaciones de exclusión y violencia, por lo que “es fácil quebrarse, caer y abandonar esta profesión”, añadió. Ante esto, enfatizó en que la carrera ha avanzado en la introducción de las dimensiones afectivas y habilidades socio-emocionales como una parte de la formación docente: “Ha sido un cambio importante para nosotros, hacernos conscientes y ponerlo en nuestros programas, porque el desarrollo de esas competencias es fundamental”, señaló.

En cuanto a las expectativas, Liliana Ramos espera que sea una etapa donde prevalezca la construcción de sentido de lo que hacen como docentes para lograr plasmarlo en el perfil de egreso y plan de estudios.

Las comisiones, en tanto, se extenderán hasta fines de octubre para después socializar la información entre los participantes, y pasar a construir el informe de autoevaluación.