Egresada Soledad Segovia recibió premio de excelencia pedagógica que entrega el Ministerio de Educación

Soledad Segovia en Colegio Monseñor Luis Arturo Pérez

Soledad Segovia en Colegio Monseñor Luis Arturo Pérez

Titulada de la primera generación de Pedagogía en Educación Parvularia recibirá un beneficio económico que se paga a los profesores acreditados como docentes de excelencia.

Soledad Segovia, quien estudió entre 2002 y 2006 en la Facultad de Educación y egresó como parte de la primera generación de Pedagogía en Educación Parvularia UDP, fue beneficiada con la Asignación Excelencia Pedagógica.

Desde el 2008 que trabaja en el Colegio Monseñor Luis Arturo Pérez, el cual pertenece a la Fundación sociedad de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino. Actualmente realiza un taller de Lectura a 2do básico (2013-2015) y posee un postítulo de Psicopedagogía en la Universidad Central.

El reconocimiento lo consiguen aquellos docentes que se someten a un proceso de evaluación voluntaria que implica el desarrollo de un portafolio -que debe contener evidencias de su desempeño en el aula- más la aprobación de una prueba de conocimientos disciplinarios y pedagógicos.

El Programa de acreditación para la Asignación de Excelencia Pedagógica es un Programa del Ministerio de Educación cuyo objetivo es fortalecer la calidad de la educación a través del reconocimiento al mérito profesional de los docentes de aula.

El proceso de acreditación evalúa, a través de una prueba de conocimientos disciplinarios y pedagógicos, y de un portafolio, distintos ámbitos del quehacer docente: conocimiento de las disciplinas, didáctica y contenido curricular, así como habilidades y competencias ejercidas por los docentes en el aula.

“La Asignación de Excelencia Pedagógica, es un reconocimiento que se realiza a todos los profesores del país que deciden participar en un proceso de evaluación docente. El monto, dependen de las horas de contrato que cada docente tenga en su establecimiento y se pagan semestrales, retroactivos a cada mes durante 4 años, considerando el año que se realizó la evaluación. En mi caso me pagarán desde el 2014 hasta 2017, después de ese año uno puede volver a realizar el proceso de Evaluación”, explicó sobre el beneficio.

Para Soledad, el premio es una muestra de la valoración a su labor, lo que la impulsa a seguir mejorando en su trabajo diario en el colegio Monseñor Luis Arturo Pérez. “La verdad es que cuando comencé el proceso de evaluación, mi mayor motivación era el dinero. Pero a medida que fui viviendo el proceso el interés cambió, y solo quería poder terminarlo, mostrando lo que realizo a diario en mi sala de clases y, por supuesto, recibir la retroalimentación de lo que debo mejorar en mi práctica docente. Al conocer el resultado, me sentí feliz de saber que estoy realizando bien mi trabajo, lo que me motiva para seguir perfeccionándolo cada día más”.

Respecto a su paso por la UDP, agradeció el aporte de profesoras como la directora de carrera Claudia Lagos y Ximena Paniagua, de quienes destacó la mirada crítica que les entregaron en su formación.

“No solo nos entregaron los conocimientos pedagógico, si no que nos formaron con una mirada crítica, y esto no solo frente a la realidad educativa, sino que también hacia nuestras propias prácticas, buscando siempre nuevas estrategias y por sobre todo haciéndonos profesionales con contenido”, concluyó.